El agua de mar es obtenida de mar adentro en el Caribe, frente a uno de los mayores parques naturales y de unos seis metros de profundidad; esto con el fin de tener un agua limpia, química y microbiológicamente segura. No obstante, se le realiza un tratamiento y análisis de laboratorio antes y después, para garantizar su calidad. 

 

El agua de mar (AM) diluida en la preparación de los alimentos aporta todos los minerales y oligoelementos esenciales para el metabolismo de todas las células; cada una de estas tomas de la matriz extracelular los que necesita, de acuerdo con su metabolismo particular. Lo importante es suministrarlos todos simultáneamente y en las proporciones adecuadas. El AM es el líquido fisiológico extracelular de los microorganismos marinos y origen de nuestro medio interno, con relativo alto contenido de materia orgánica (principalmente proteínas) producida  por mismos microorganismos, a la que se une hasta un 99% de los oligoelementos, para facilitar el trasporte intracelular. Esta propiedad es también una ventaja para el transporte intestinal de minerales y oligoelementos presentes en el AM.

 

Utilizar el AM en la cocina representa una oportunidad única para aportar a nuestro cuerpo los minerales y oligoelementos que se han perdido en el proceso de industrialización de los alimentos y la sal de cocina que contiene solo cloruro de sodio (NaCl). El exceso de Na en la alimentación también está asociado con la hipertensión arterial y la pérdida renal de Ca. No menos importante es el mejoramiento de las propiedades organolépticas logradas en los alimentos, tal como se ha empezado a utilizar en Europa en la comida gourmet y el amplio uso que tradicionalmente se le ha dado en la industria alimenticia de Japón, en especial en las bebidas.

 

Sobre la cantidad recomendada para el consumo de agua de mar en los alimentos debemos basarnos en las orientaciones internacionales sobre el consumo de sal, dadas por la FDA en USA o por la Organización Mundial de la Salud (OMS); basadas en estudios científicos sobre los riesgos para la salud humana de la excesiva ingesta de sodio, especialmente en los problemas de presión arterial, accidentes cerebrales, enfermedad renal y osteoporosis.  Los estudios muestran una asociación muy alta entre la ingesta de sodio y la hipertensión arterial y las otras patologías señaladas.

 

El promedio de consumo mundial de sal está en unos 10 g/día y lo recomendado por la FDA está en aproximadamente 4 g/día y por su parte la OMS ha fijado una cifra de 5 g/día.Esta cifra propuesta por los organismos internacionales equivalen a un poco más de media taza (entre 110 y 140 mL) de agua de mar/día (considerando que un litro contiene 36 gramos de sales). Hay que resaltar que el agua de mar no es solo NaCl (sal de cocina), dado que contiene altas cantidades de magnesio, calcio, potasio y oligoelementos en proporciones fisiológicas; sin embargo se debe recomendar un consumo moderado, ajustado a las recomendaciones internacionales.

 

 

 

 

+Revitalizante

Por el gran aporte de minerales esenciales para el funcionamiento correcto de nuestro organismo como: Calcio, Magnesio, Potasio, Sodio.

Al igual que las vitaminas, los minerales funcionan como coenzimas, permitiendo al cuerpo  realizar sus funciones, como la producción de energía, el crecimiento y la curación.

+Alcanilizante

Es un buen complemento que ayuda a contrarrestar la acidez de nuestro cuerpo que se relaciona con muchas enfermedades; esto porque contiene sales que contribuyen a un pH básico (el pH del AM es 8.3).

+Saludable

En total hay 95 elementos químicos de la tabla periódica que se encuentran en el AM, principalmente en forma orgánica de fácil asimilación y buena parte de ellos deberían estar en nuestro cuerpo.

+Nutriente

Nutricionalmente, los minerales pertenecen a dos grupos: minerales esenciales y oligoelementos. Minerales esenciales como Calcio, Magnesio, Sodio, Potasio y Fósforo se necesitan en el cuerpo en cantidades más grandes. Aunque sólo pequeñas cantidades de minerales traza son necesarios, por esto no dejan de ser importantes para la buena salud.